Get Adobe Flash player

Ansiedad ¿Qué puedo hacer?

Valoración de los usuarios: / 1
PobreEl mejor 
PSICOLOGIA - ARTICULOS

 

foto_perfil

 

La ansiedad es una de las muchas emociones conocidas por el hombre. Pero además de sentida ha sido estudiada, tan así que por ejemplo el DSM IV dedica todo un apartado para los trastornos y síndromes derivados de la ansiedad. Pero, ¿es la ansiedad solo una patología? ¿Cuándo se presenta? y lo más importante ¿Qué puedo hacer cuando se presente?  Es necesario recibir terapia psicologica?

Está claro que la ansiedad empieza como una emoción que en niveles normales cumple una funcionalidad especifica en el ser humano, que en este caso es la activación del organismo para originar una respuesta ante un estimulo del exterior; la ansiedad normal permite mejorar el rendimiento personal y la actividad, sin embargo cuando rebasa un cierto límite aparece una evidente sensación de malestar y se deteriora el rendimiento.

Muy importante es diferenciar la angustia de la ansiedad. Dos términos que por demás se utilizan indistintamente tanto por público en general como, a veces, por profesionales de la salud. En palabras sencillas, la angustia hace referencia a una sensación más corporal, opresiva, sobrecogedora, que llega a "encoger" el pecho o el estómago, el temor a morir o enloquecer lentifica el paso del tiempo así como inhibe a la persona. La ansiedad sería una sensación más mental de sobresalto y desasosiego mantenido, el tiempo aparece como acelerado mientras se teme que cualquier cosa negativa puede ocurrir y la persona se siente continuamente en tensión y con "necesidad de aire". Aunque hemos hecho esta diferenciación, debemos hacer ver que tanto la angustia como la ansiedad no aparecen independientemente. Por ejemplo la crisis de angustia es usualmente un síntoma de diversos trastornos de ansiedad.

Y ya que hemos nombrado las crisis de angustia, también conocidas como crisis de ansiedad (vaya confusión), igualmente mencionaremos que es el inicio aparente de todo trastorno de ansiedad; es además el síntoma más distintivo de dichos trastornos y el que la gente más podrá reconocer. Sin embargo puede aparecer también, sin otro síntoma asociado y es cuando se le reconoce como trastorno de angustia.

Usualmente, la primera crisis aparece sin previo aviso, en cualquier lugar y puede ser producida por cualquier situación;  en la mayoría de las ocasiones la persona puede identificar el estimulo o situación específica que lo origina, y que de ahora en mas podría ser el estimulo que desate otra crisis en el futuro. Esto también puede crear la famosa ansiedad por anticipación, la cual crea ansiedad en el individuo por miedo a que se desencadene otras crisis de angustia.

Se ha padecido una crisis de angustia si has sentido al menos cuatro de estos sintomas:

 1.- Palpitaciones, sacudidas del corazón o elevación de la frecuencia cardíaca.

 2.- Sudoración.

 3.- Temblores o sacudidas.

 4.- Sensación de ahogo o falta de aliento.

 5.- Sensación de atragantarse.

 6.- Opresión o malestar torácico.

 7.- Nauseas o molestias abdominales.

 8.- Inestabilidad, mareo o desmayo.

 9.- Sensación de que el mundo de alrededor ha cambiado o es irreal en algún

sentido, o de que la persona se encuentra como separada de sí misma.

10.- Miedo a perder el control o volverse loco.

11.- Miedo a morir.

12.- Sensación de entumecimiento u hormigueo en diversas partes del cuerpo.

13.- Escalofríos o sofocos.

Muchas personas que han padecido esto desean saber qué hacer cuando dichas crisis aparecen. Una forma sencilla y auto aplicada para controlar estas crisis es la relajación respiratoria. Esta consiste de los siguientes pasos:

  • Limpie y mantenga bien abierta su nariz.
  • Con los ojos abiertos o cerrados, dirija la atención a sus movimientos respiratorios. Muy posiblemente comprobará que la parte del cuerpo que se mueve es el pecho.
  • Coloque una o dos manos sobre el abdomen. Tome aire lentamente por la nariz y compruebe que sus manos se desplazan empujadas por el abdomen. Haga una pequeña pausa y suelte el aire por la boca, observe cómo sus manos vuelven a la postura inicial.
  • Repita estos movimientos sin apresuramiento. Una respiración muy profunda y rápida sería negativa por el riesgo existente de hiperventilación que explicamos anteriormente.
  • Mantenga esta respiración durante unos minutos. Aproveche este tiempo para repetirse internamente algunas frases tranquilizadoras del tipo: "Me estoy tranquilizando", "No me va a pasar nada", "Puedo dominarme", "Soy capaz de enfrentar la situación", "Estoy exagerando mis miedos", o cualquier otra que sea más apropiada para ese momento.

Este simple ejercicio debería de ser suficiente para contralar la crisis de angustia o de ansiedad en cualquier momento o lugar. Este ejercicio es muy discreto por lo que con suficiente práctica se puede hacer aun en un lugar lleno de gente sin que alguna de ellas se dé cuenta.

Por supuesto que la guía de un profesional es necesaria para eliminar de raíz dichas crisis o trastornos (según sea el caso) por lo que no dude en buscar ayuda psicológica, ya sea de su sistema de salud mental, consultoría privada y por supuesto la siempre confiable consultoría psicológica o terapia psicologica por internet.