Get Adobe Flash player

Musica de relajacion: ¿Como debe de ser?

Valoración de los usuarios: / 3
PobreEl mejor 
PSICOLOGIA - ARTICULOS

La música es una de esas creaciones artificiales del ser humano que lo han acompañado desde siempre. Nuestro cerebro reconoce la música desde el inicio de nuestra vida en el vientre materno; mucho más en estos días donde los dispositivo audiovisuales son tan populares. Y si la música nos ha acompañado desde siempre es porque el efecto que crea en nosotros mismos que la creamos, es innegable. Nos puede hacer reír, nos puede hacer llorar, nos puede poner activos y también nos puede relajar, dependiendo del tipo de ritmo, melodía y armonía que se utilice en la composición musical. En Musica de relajacion: ¿Como debe de ser?, veremos como la música puede afectar nuestras emociones y estados de ánimo en general y te diremos que tipo de música debes escoger al momento de intentar entrar en un estado de relajación.

Como ya dijimos, la música ha acompañado al ser humano a través de toda su existencia como especie. Aunque, por obvias razones, no existen pruebas auditivas que ayuden a afirmar que el hombre como especie es capaz de hacer música desde tiempos tan remotos como 50,000 a. C, existen muchas pruebas visuales, como el arte rupestre, que inmortalizan en paredes de cuevas, la realización de distintos rituales donde el baile era parte central. Y dado que el baile es una expresión y concepto que nunca ha podido ser separada de la música, sumándole el hallazgo de miles de utensilios rudimentarios cuyo único provecho era el de producir sonido, se manifiestan como las pruebas más fidedignas de la existencia de la música desde los albores del tiempo.

El estudio antropológico de tribus asiladas ha demostrado que la música “rupestre” puede ser producida con instrumentos rudimentarios hechos a mano y de distintos materiales hallados en la naturaleza como huesos y ramas, recipientes recubiertas con membranas tensas -pieles o viseras-, cañas huecas o inclusive huesos que puedan producir sonido al hacer pasara aire por él y por supuesto, también hacen uso del instrumento musical predilecto, la voz.

A medida que pasaba el tiempo, la música se fue sofisticando y así también lo hicieron los instrumentos. Y junto con ellos la idea instintiva de que la música era capaz de modificar los estados de ánimo del hombre se seguían arraigando.

Y es en estos tiempos de la antigüedad que se empieza a tratar de conceptualizar lo que es la música. La música no es más que el arte de organizar de forma sensible y lógica una combinación de sonidos y silencios atendiendo los principios fundamentales de la melodía -sonidos que se crean de forma sucesiva y que se perciben como una sola entidad o pieza-, armonía -como estos sonidos pueden ser creados de forma equilibrada con el fin de mantener un estética- y el ritmo –el paso, la velocidad y el tiempo en que estos sonidos son emitidos-.

Y es en la utilización de estos tres elementos -melodía, armonía y ritmo- que encontramos como la música es capaz de afectar no solo el estado de ánimo de un individuo sino también su comportamiento. En este sentido la música puede ser más embriagadora que cualquier sustancia psicotrópica.

Ninguna sustancia es capaz de igualar la cantidad de actividad cerebral que la música logra accionar en el órgano más importante del ser humano. De acuerdo a estudios realizados por expertos en neurociencias y utilizando resonancias magnéticas se ha logrado demostrar que la música activa casi todas las zonas del cerebro, incluyendo aquellas que afectan la motricidad.

Cuando tú escuchas músicas tu cerebro se activa en zonas encargadas de regular emociones, memoria, movimiento, sincronización y hasta lenguaje, y estas pueden afectar a su vez, procesos involuntarios del cuerpo como aumento de la presión sanguínea, el ritmo cardiaco y respiración. En pocas palabras, cuando se escucha música, aunque no lo notes, todo tu cerebro, y por ende tu cuerpo, es influenciado por ella.

Por desgracia, aun no se ha logrado explicar de forma coherente y concreta, la razón por la cual la música logra influir en el cerebro de una forma tan profunda o por que ciertas notas, ritmos y melodías logran promover estados de ánimo específico. Sin embargo, lo que si se ha podido demostrar hasta el hartazgo, es que la música es capaz de influenciar de una forma extremadamente significativa las emociones y las conductas de los seres humanos, así como también ha estudiado, con ayuda de expertos músicos, que tipo de sonidos crean cual emoción.

Muchos psicoterapeutas y expertos interesados en la influencia de la música en el comportamiento humano, han encontrado en este arte un fuerte aliado al momento de implementar terapias que buscan sanar situaciones traumáticas o mejorar ciertos estados nocivos para la calidad de vida de los pacientes.

Un uso muy común para la música con fines terapéuticos es la de aunar a un proceso de relajación. Esto es debido al poder que, ya hemos descrito, tiene la música para crear ciertos estados mucho más fácilmente, que con otros medios y también debido a que el estado de relajación es vital para lograr desde sugestibilidad hasta afianzameniento de una idea. No puedes pedirle a alguien que piense de manera clara y sobria, si su mente esta alterada.

Necesitas relajar las emociones en particular y la actividad cerebral en general, para poder estar en un ambiente donde la terapia, sean cuales sea sus orígenes doctrinales y filosóficos, pueda surtir un efecto más profundo y eficiente.

Sin embargo la música para relajarse no puede ser cualquiera. Está claro que una música con ritmo y melodía de zamba, cumbia, salsa o cualquier denominación bailable, si bien aúnan a una actividad positiva y alegre, el hecho es que no logrará causar el tipo de relajación que estamos buscando.

Si pones una canción romántica, esto te excitará -de forma sutil- y te incitará a pensar en aquella persona que te causa un agrado de pareja y/o a buscar una relación que te cree un sentimiento romántico. Una vez más, esta música propicia una actividad positiva, pero alejada del tipo de relajación que queremos crear.

Esta demás decir que música del tipo nostálgico y que manifiesta despecho, traición u otras emociones negativas evocará en el individuo que las escucha, sus propias experiencias negativas y por supuesto, esto no es lo que estamos buscando en una terapia.

Así pues, la música para relajarse debe de ser creada y producida con el fin de relajar. En artículos anteriores hemos hablado de como las ondas cerebrales indican el estado de ánimo y actividad que nuestro cuerpo tendrá. Recordando que las ondas Alpha son aquellas que se registran cuando la actividad cerebral esta baja pero aun en vigilia y se asocian a estados de relajación, entonces debemos saber que la música para relajarse debe de apuntar a estimular la aparición de ondas Alpha.

Para que se logre esto, se debe de cumplir con ciertas características claves:

  • Ritmo lento: Un ritmo acelerado hace que nuestro cerebro se mantenga en estado de alerta y muy activo. Obviamente, no es esto lo que buscamos en una música relajante; más bien buscamos lo contrario. Por esto el ritmo que guie la música para relajarse debe de ser lenta.
  • Pocos contrastes musicales: El cerebro descifra la música. Cuando hay muchos contrastes entre sonidos o cuando se entrecruzan demasiados instrumentos que no siguen cierta armonía, el cerebro se mantiene más activo. Y debido a que lo que deseamos es bajar los niveles de actividad, entonces debemos evitar que la música relajante contenga contrastes musicales muy acentuados y muy reiterados en la misma pieza musical.
  • Repeticiones rítmicas o melódicas: Cuando una pieza musical posee demasiados cambios de ritmos o melódicos, el cerebro se activa más. Es por eso que la música para relajarse debe evitar los cambios rítmicos y armónicos que sean muy bruscos. Y no es un pecado para este tipo de música repetir el ritmo y la melodía una y otra vez, durante un tiempo determinado.
  • Estructura marcada y cierta predictibilidad: Como dijimos anteriormente, las piezas musicales más complejas, hacen que el cerebro entre a un estado de actividad muy elevado, intentando descifrar la música. Si la pieza musical posee una estructura bien marcada y hasta podemos prever que sigue en los siguientes segundos, entonces el cerebro bajo mucho su nivel de actividad, lo cual es perfecto para crear el efecto relajador que busca la música relajante.
  • Armonía instrumental: Algunas piezas o estilos musicales buscan que la armonía instrumental sea muy baja, pues lo que buscan evocar son las emociones negativas que quiere expresar el autor, o porque quieren elevar el nivel de energía de quien la oiga. Por supuesto, para la música relajante se debe de buscar todo lo contrario, por lo que la armonía instrumental debe de estar al máximo nivel posible.
  • Instrumentos en registros no muy altos: El registro marca la intensidad con que una pieza musical se toca. Usualmente los registros más altos se buscan para crear el clímax en una pieza musical. En una banda sonora para una película, una pieza musical elevaría su registro cuando quiera remarcar un momento culminante o épico en el filme. En la música para relajarse, el registro debe mantenerse en un nivel que no se acerque a rangos altos, porque, una vez más, lo que buscamos es bajar la actividad cerebral para lograr el estado de relajación.

Así pues, ya sea que deseemos buscar música para relajarse o intentemos componer una música relajante, estas son las características que debemos buscar. Usualmente la música estilo Jazz, New Age y Clásica tienen un amplio repertorio de piezas musicales que siguen estas características que hemos presentado.

También puede que la música para relajarse posea sonidos naturales como el movimiento de las olas, canto de aves, ruido del agua al caer en una cascada, murmullo del agua en el río, agua de un molino, sonido de árboles siendo movidos por el viento, el sonido del viento sobre la montaña, etc. Estos sonidos naturales han sido relacionados con estados de relajación de forma universal, por lo que su anexión a música para relajarse acentúa la posibilidad de obtener el estado de relajación que deseamos.

CONCLUSIÓN:

En Musica de relajacion: ¿Como debe de ser? hemos visto las características que debe de poseer una música para relajarse. Hemos evidenciado que no todo tipo de música puede ser considerada para crear un estado de relajación y que, por ende, la música relajante debe de ser buscada con mucho cuidado. En el mejor de los casos debemos buscar música que este pensada y compuesta para crear el estado de relajación desde un principio. Recuerda que en micompanero.com estamos para escucharte y ayudarte a la luz de la psicología.