Get Adobe Flash player

Métodos alternativos de tratamiento: Tonos Binaurales.

Valoración de los usuarios: / 2
PobreEl mejor 
PSICOLOGIA - ARTICULOS

Durante décadas, la ciencia ha logrado demostrar con un alto grado de efectividad, como ciertos estímulos pueden afectar nuestro cerebro, y por ende lo forma en que pensamos y sentimos. Y se ha logrado demostrar aunque dicha relación no nos resulte lógica en base a nuestra experiencia percibida. En este rango de estímulos entran los denominados tonos binaurales o “Binaural Beats”. En Métodos alternativos de tratamiento: Tonos Binaurales, dilucidaremos de que se tratan estos ritmos, como funcionan con nuestra dinámica cerebral y cuáles son los beneficios reales que pueden traer a ciertos trastornos o malestares psicológicos.

No es algo nuevo en el mundo de la ciencia, la comprensión del binomio estimulo-respuesta. Todo el funcionamiento de nuestro organismo se basa en esta dicotomía, en la cual una señal-luz, calor, frio, presión, sonido, etc.- procedente del ambiente circundante ya sea de una célula simple o un organismo complejo, causa una reacción específica y directamente derivada de esta señal. Por supuesto la reacción de una célula simple es mucho más uniforme y predecible, que la de un organismo más complejo, pero el principio es el mismo.

La farmacología se ayuda de este principio a nivel de funcionamiento muy micro, para crear reacciones en el organismo que sean beneficiosos para el tratamiento de ciertos síntomas. Como ejemplo utilizaremos la aspirina, que en términos simples, por medio de una reacción química crea un estímulo que trae como respuesta la inhibición de la producción de enzimas que de liberarse potencian el dolor.

Secundando esta idea, el mismo proceso que potencia el dolor, se basa en el principio de estímulo respuesta. Por ejemplo, si nos golpeamos -estimulo externo- las células afectadas reaccionaran llevando como respuesta la secreción de las enzimas que la aspirina inhibe.

A nivel psicológico, el principio de estímulo-respuesta se vuelve un poco más complejo, pero no por ello menos explicable por este principio. En este caso, los estímulos pueden crear respuesta que alteran nuestra forma de pensar y sentir. Por ejemplo, un efecto conocido del calor excesivo -estimulo externo- es la perdida de concentración, sensación de agotamiento y en algunos casos, reacciones emocionales irritadas -respuestas-.

Un estímulo que afecta directamente nuestras emociones, son las vibraciones sonoras arregladas en forma sensible, estructurada y coherente que conocemos popularmente como música. El efecto de la música en nuestras emociones es conocida de forma extendida desde el inicio de la civilización o quizás antes.

Gracias al estudio científico, se ha logrado demostrar que la música y sus componentes generales ritmo, tono y lírica logran poner en funcionamiento, básicamente todas las áreas del cerebro que tienen relación directa o indirecta con las esferas emocionales y cognitivas. En pocas palabras, la música no solo nos evoca emociones, sino que nos ayuda a elevar nuestras habilidades intelectuales, nuestra creatividad y nuestra forma de comunicarnos con el mundo.

Esta habilidad que tiene la música para estimular el cerebro de forma tan positiva y tan perceptible, ha llevado a muchos científicos de la salud, la conducta y del tratamiento psicológico a utilizar la música en particular o los sonidos en general, para crear algunas reacciones positivas que ayuden en el tratamiento de diversos malestares psicológicos o inclusive malestares físicos que son influidos sensiblemente por los estados de ánimo.

Estamos hablando específicamente de la musicoterapia. Esta se trata de la utilización sistemática de la música con el fin de mejorar, mantener, recuperar o restaurar funciones disminuidas o deterioradas, prevenir la aparición o lentificar el avance de distintos tipos de condiciones médicas, despertar potencialidades, y realzar tratamientos estándar.

A través de investigaciones y de evidencias clínicas, se sabe que las cualidades de la música y de sus elementos pueden promover alivio de ansiedad y estrés, regular estados de ánimo y humor, o mejorar la motivación sirviendo de incentivo. Estos beneficios son utilizados por ejemplo en tratamientos del dolor, en la reducción de dosis de anestesia pre-quirúrgica y pre-tests en niños, en la reducción de tiempos de recuperación y rehabilitación post-quirúrgicas y médicas en general, en el tratamiento de la depresión, o en facilitar mecanismos de resolución y adaptación a situaciones nuevas y/o traumáticas especialmente en casos de estrés post-traumático. Se sabe también que la música actúa favorablemente sobre aspectos organizadores del habla, en la planificación, iniciación, y coordinación motora, en estrategias cognitivas para resolución de problemas y toma de decisiones y en procesos relacionados con la memoria, atención, concentración y cognición social.

En muchos casos la música escuchada para entretenimiento y la musicoterapia tienen diferencias muy pequeñas, en otros la diferencia es más perceptible. Y en este rango entran los ritmos binaurales.

Los ritmos o tonos binaurales no podrían ser considerados música tradicional, puesto que en realidad son solo un componente de lo que es la música, el tono. Aunque estos tonos pueden ser entremezclados con música interpretada de forma tradicional, para elevar su aceptación.

Pero, ¿que son exactamente los ritmos o tonos binaurales? El sonido en general tiene 4 parámetros: La altura, la duración, la intensidad y el timbre. La altura es la que define los sonidos como graves y agudos y se mide en hercio -Hz-. En este caso los pulsos binaurales en su definición técnica no son más que sonidos que tienen diferentes alturas o hercios en un oído y otro.

Este tipo de tonos solo pueden funcionar en sonido estéreo, pues el sonido que sale de la bocina o auricular derecho es ligeramente distinta a la bocina o auricular izquierdo. El efecto jamás se daría en sonido monoaural. También, para crear el efecto, se debe de escuchar dichos tonos exclusivamente con auriculares que, además, tengan bien especificado el oído en que deben ponerse.

Estos pulsos envían  sonidos con frecuencias distintas para cada oído, por ejemplo 306 Hz en el oído izquierdo y 300 Hz en el oído derecho. Si se oye con los dos auriculares puestos en el oído correcto, el fenómeno resultante que produce el cerebro son pulsaciones de baja frecuencia en cuanto a amplitud y localización sonora del sonido percibido -estimulo real-, y un tono de batimiento, parecido a un latido,  es percibido –estimulo creado por el cerebro, como resultado de la diferencia de frecuencia entre un oído y otro-, como si las dos frecuencias se mezclaran naturalmente fuera del cerebro. Si un auricular fuera retirado, este sonido artificial de latido cesaría.

Ahora que ya sabemos que son los tonos binaurales, podemos ver como pueden ser utilizados para afectar el cerebro.

Lo que se busca en tratamientos con tonos binaurales es crear una sincronización entre las frecuencias de estos sonidos y las ondas cerebrales, creando como respuesta que el cerebro emita una onda cerebral específica.

Las ondas cerebrales no son más que la actividad bio-eléctrica del cerebro, que pueden ser detectadas por medio de un electroencefalógrafo. Antes de la existencia de tomógrafos, esta era la única forma de estudiar la actividad del cerebro.

Se encontró mediante los estudios electroencefalógrafos, que el cerebro emitía 5 tipos de ondas eléctricas y que estas a su vez representaban 5 estados mentales distintos:

  • Ondas Alpha o de Berger: Se origina en el lóbulo occipital y funcionalmente se da cuando los ojos están cerrados, pero el cerebro aún está en estado de vigilia -despierto-. También se asocia a estados de relajación, tranquilidad y creatividad.
  • Ondas Beta: Son las ondas de más alta frecuencia producidas por el cerebro en estado normal y están coligadas a los estados de sueño nulo, es decir cuando estamos activos. Se asocia a estados de alerta máxima normal provocada por la realización de una actividad. Cuando estamos conduciendo, trabajando, escribiendo, leyendo, etc son las ondas beta las predominantes.
  • Ondas Delta: Es la onda de más baja frecuencia. Se presentan únicamente en estados de sueño profundo, es decir en la fase 4 del sueño -véase el artículo Los sueños y su significado-. Están asociadas a los estados de relajación profunda.
  • Ondas Gamma: Estas ondas son de mayor frecuencia que las ondas beta. Se cree que estas ondas solo aparecen cuando el cerebro entra en un estado de alerta superior al normal. Aunque no existe un consenso en si estas ondas representan un estado positivo o negativo, lo cierto es que estas ondas están relacionadas a altos picos de estrés. Estar en situaciones que mantienen estas ondas por mucho tiempo puede considerarse perjudicial. Pero en situaciones donde se requiere respuestas rápidas en el procesamiento de la información las ondas gamma también son útiles.
  • Ondas Theta: Estas ondas están relacionadas con el estados de sueño con actividad cerebral alta -véase el artículo Los sueños y su significado-. También se asocia a estados de plenitud y armonía.

La teoría primordial del uso de los tonos binaurales para lograr ciertos estados beneficiosos para la salud mental y hasta física, es que por medio de las distintas frecuencias de tonos se puede lograr que el cerebro emita las ondas bio-electricas específicas que ayuden a la aparición de ciertos estados emocionales o de actividad cognitiva deseables.

En este caso, es usual que los ritmos o tonos binaurales busquen la aparición de ondas Alpha, Theta y Delta para la relajación y  meditación en estados de ansiedad y estrés, y las ondas Beta para mantener una energía y concentración alta para la realización de actividades del día a día.

Entre las funciones y actividades que se buscan mejorar con el uso de tonos binaurales se encuentran:

  • Estado de atención focalizado.
  • Corregir déficit atencional.
  • Ayudar al proceso de creatividad.
  • Mejoramiento de la memoria.
  • Relajación.
  • Control del estrés.
  • Disminución de la ansiedad.
  • Reducción o eliminación del insomnio.
  • Combatir estados depresivos.
  • Aumento de la energía para la realización de actividades.
  • Ayudar a entrar en estado de meditación a distintos niveles.

Los tonos binaurales deben de ser provistos por paquetes especializados, pues solamente se pueden obtener los resultados deseados si las frecuencias de sonido son las correctas. Esto solo se logra con audios provistos de forma original. La realización de copias de audios provistos de forma original, elimina la calidad en la frecuencia, evitando que se den por completo los resultados.

 CONCLUSIÓN:

En Métodos alternativos de tratamiento: Tonos Binaurales, hemos visto que son estos sonidos desde un punto de vista técnico y funcional, así como de qué forma pueden ser utilizados para coadyuvar tratamientos tradicionales o para ser utilizados como tratamientos únicos en casos de estrés, ansiedad, depresión y déficit atencional. Aunque sus resultados requieren aun de mayor investigación, no cabe la menor duda de que su uso debe de estar impulsado como un medio de tratamiento integral y holístico. Recuerda que en micompanero.com estamos para escucharte y ayudarte a la luz de la psicología.